6 jun. 2009

EGIPTO, EL PAIS DEL NILO (Cap.II)


Desde Edfú, que señala la frontera con Nubia durante el Imperio Antiguo, nos dirigimos a la ciudad de Kom Ombo, esta ciudad esta a unos 50 Km. al Norte de Aswan y nuestro destino final del crucero.

En Kom Ombo visitamos otro magnifico templo de la época ptolemaica. Este templo tiene la curiosidad de que esta consagrado a dos de las divinidades más curiosas, a Haroeris el dios con cabeza de halcón y Sobek con cabeza de cocodrilo.



En este templo puede contemplarse bajos relieves muy curiosos donde destacan instrumentos médicos utilizados en el antiguo Egipcio y un curioso calendario muy completo así mismo también existe uno de los muchos Nilometros que existen en diversos sitios del país esta especie de pozos servia para medir las crecidas del Nilo y de esta forma predecir la calidad de las próximas cosechas, los recaudadores se servían de estas predicciones para saber la cuantía de los impuestos que debían exigirse a los agricultores.


Desde Kom Ombo nos dirigimos hacia Aswan, donde debíamos atracar hasta el final del crucero.


Aswan esta situada a unos 1000 Km. aproximadamente del sur del El Cairo. Esta ciudad de más de un millón de habitantes se hizo famosa a raíz de la construcción de la Alta Presa una de las más grandes del mundo y que dio lugar a la formación del inmenso lago Naser.
Aquí esta situada la región de Nubia y la mayoría de sus habitantes son de esta singular raza de tez oscura y rasgos finos.



Al día siguiente hicimos una visita a la Alta Presa y a continuación a las antiguas canteras donde pudimos contemplar el Obelisco Inacabado y enterarnos de las técnicas de construcción de estos monumentales Obeliscos que podemos admirar en templos y ciudades.



De allí partimos hacia un embarcadero en el Nilo donde nos esperaba una barquita, con la que nos dirigimos a un poblado Nubio a través de una serie de canales e islitas que nos permitió gozar de unas maravillosas vistas del Mausoleo del Agha Khan y el Jardín Botánico situado en la Isla Kitchener.




La barquita nos dejo a unos diez minutos del poblado para que los que nos atreviéramos, pudiéramos hacer el trayecto a lomos de un camello, la experiencia es un poco incomoda sobre todo para los que en la parte inferior tenemos los cataplines, que entre el vaivén y el calorcillo, al menos a mi me pareció que los tenia a punto de ebullición.


El poblado nubio, pues eso, muy preparado para divertir a los turistas, casas de colorines, Tes y aparatos para fumar, así como animales disecados y un cocodrilo de mediano tamaño y otros tamaño mini para que los aliens, nos divirtamos haciéndoles fotos. En fin, en general una especie de atracción de feria pero en bastante cutre y salchichera.



Y de allí regreso al barco, comida y mini descanso para partir ahora si, hacia la Joya de La Corona, Abu Simbel.



Conde de Queralbs.

No hay comentarios:

QUERALBS

QUERALBS
Mi Pueblo