10 jun. 2009

EL MISTERIO DEL NILO- ABU SIMBEL (3ª Part.)


Abu Simbel esta situado a casi 300 Km. de Aswan, y Junto a las aguas del Lago-Mar Nasser. Los Templos de Abu Simbel construidos por Ramsés II, merecen por si solo una visita a Egipto, en realidad se trata de dos templos, uno construido para mayor gloria del Faraon y otro en honor de su amada esposa La Reina Nefertari.


El trayecto lo hicimos por carretera, con una caravana de autocares con escolta del ejército para evitar sustos como los que se han producido no hace demasiado tiempo por grupos de terroristas que están en contra de todo lo que sea progreso y por supuesto de la amenaza de Occidente.


Describir lo que se siente ante esta obra magnifica es algo muy difícil, contemplar tanta grandiosidad construida hace mas de 3000 años nos deja sin habla, queremos abarcarlo todo y fijar en nuestras mentes cada detalle e intentamos captar con nuestras cámaras la extraordinaria belleza del paisaje, pero nada nos puede dar la verdadera sensación de encontrarnos frente aquellas colosales obras de la antigüedad.


Durante la visita diurna pudimos captar toda la luz y belleza de las colosales estatuas que adornan las entradas de ambos templos.

Pensar que todo aquel enorme complejo fue rescatado pieza a pieza de lo que luego inundaría el lago Nasser nos impresiona todavía más.


Cuando se construyo la Alta presa del Nilo, muchos de los templos situados a la orilla del mítico río serian tragados por las aguas del Impresionante lago Nasser, que ahora teníamos a nuestra espalda.

Un grupo de ingenieros y técnicos se apresuraron a trabajar para conseguir trasladar intactos los dos templos y construir artificialmente una montaña que arropara ambas maravillas.

El resultado fue sencillamente maravilloso.


Después de la visita diurna acudimos a un hotel de la ciudad donde comimos y descansamos hasta la hora del espectáculo de luz y color al que queriamos asistir.


Por la noche el lugar era todavía más mágico pues las luces resaltaban toda la belleza de los templos haciendo de la escena una experiencia irrepetible.

El espectáculo consistía en juegos de luces y música clásica con una narración en español de la historia de los templos y de sus constructores, así como una explicación muy detallada de cómo se realizo el traslado de las monumentales obras.


Aquella noche regresamos a nuestro barco en Aswan y al día siguiente debíamos coger el avión que nos llevaría hasta El Cairo.

Pero esa será otra historia.

Conde de Queralbs.

No hay comentarios:

QUERALBS

QUERALBS
Mi Pueblo