27 may. 2009

EGIPTO, EL PAIS DEL NILO (Cap.I)

MARAVILLAS DE LUXOR


El viaje a Egipto, era como una asignatura pendiente para mí, siendo muy joven me fui de casa con un amigo con la sana intención de llegar hasta Turquía en una Lambretta (moto parecida a una Vespa), pasando por todo el Norte de África, nuestra intención era cruzar Egipto y entrar por Israel a Asia y desde allí a Estambul, bueno pues justo cuando llegamos a la Frontera Libia nos informaron que la guerra había estallado en esa parte del mundo, así es que nos aconsejaron volvernos por donde habíamos venido, finalmente la guerra solo duro 6 días pero nosotros ya volvíamos hacia casa.



Bastantes años después mi segunda mujer, al separarnos, buscó en la lejanía de este enigmático país olvidarse de mí y de la vida en común compartida.

Por la postal que recibí desde el Cairo unos días después, supuse que al menos en parte lo habría conseguido.

Ya entonces me hablo de las maravillas del Cairo y del Nilo, fuente de vida para todo el País.




Años después cuando ya tenia los billetes reservados para ir a Egipto con la entonces mi tercera mujer, la guerra del Golfo me lo impidió y la propia agencia de viajes desaconsejo hacer el viaje y me ofreció a cambio visitar Tailandia e Indonesia.

Años más tarde cuando ya tenía también el viaje pagado un desacuerdo con la agencia de viajes me hizo anular el plan y exigir la devolución del dinero.

Hace 2 años mi hijo para su regalo de bodas me insinúo el viajecito a tan enigmático país y así fue.

Infinidad de amigos y familiares habían estado ya en Egipto y a través de sus fotos y explicaciones siempre he tenido la sensación de conocer el País.



Pero el único que no había estado nunca era yo.
Así es que por fin, partía hacia Egipto, y la verdad es que ahora que ya estoy en casa he dejado la sensación de que podía surgir algún problema de ultima hora que nos impidiera el viaje, bueno, no ha sido así.

No quiero hacer de esta narración un largo y tedioso tratado de Egiptológica, los que estén interesados en ello tiene suficiente material impreso para consultar en librerías o através de Internet.

Lo que quiero contaros es, que aun con la sensación de “Ja vue”, durante este viaje no he dejado de maravillarme e impresionarme por la grandiosidad de unos monumentos que fueron construidos algunos de ellos hace más de 5000 años, no por sabido nos deja de sorprender a cada instante.

Este relato poco puede aportar a los que ya conocen el País o a los que pretendan ir en un futuro.

Disponiendo de pocos días para asimilar tanta riqueza y cultura, la única forma de hacerlo es através de un viaje organizado de los muchos que te ofrecen más o menos con las mismas visitas e idénticos itinerarios, ha saber 3 o 4 días en El Cairo y 3 o 4 días de crucero por el Alto Nilo, más días puede ser pesadito, empachado de tanto Arte, Templos y Tumbas.

La única diferencia es que te toque un buen grupo y un buen guía y que la calidad del Hotel y el Barco del crucero sean de calidad.

Es aconsejable hacerlo en máximo lujo, aquí el ahorro suele pagarse caro.

La fecha en que se hace el viaje es muy importante, pues las altísimas temperaturas de los meses de verano hacen de la visita un calvario.

Nosotros, debemos decir que hemos tenido mucha suerte, el grupo muy variopinto, edades entre veinteañeros, cuarentones y cincuentones y hasta un inolvidable personaje de 81 años que nos dio a todos una lección de fortaleza y carácter.

El guía Amir Ibrahim Ali, a parte de una gran persona nos dio una descripción fantástica de su país y llego a congeniar tan bien con el grupo, que al final todos, incluido él, sentimos una gran tristeza al tener que despedirnos.

Nuestro viaje empezaba en Luxor, allí nos esperaba un lujoso barco que seria nuestro hotel durante las visitas al Alto Nilo.



Luxor la antigua Tebas, contiene por si solo una riqueza monumental inacabable e imposible de visitar en su totalidad en el poco tiempo disponible.



Empezamos con una visita al Valle de los Reyes en la Necrópolis de Tebas, allí pudimos visitar las tumbas de Ramses III, Ramses IX y Tomothis III. También vimos pero sin entrar en ella, la Tumba de Thun-Than-Kamon, ya que el propio guía nos indico que no valía la pena, pues todos los tesoros que se encontraron en la Tumba están ahora en el Museo del Cairo, incluida su famosa Mascara de Oro.



Si el Valle de los Reyes nos impresiono, nuestra segunda visita a Deir El Bahari y el maravilloso Templo de la Reina Hatshepsut nos dejo sin palabras, esa seria la tónica general, cada nueva visita nos impresionaba más que la anterior, parecía que nuestra facultad de asombro, no tenía fin.



Como colofón de aquellas visitas nos detuvimos ante las gigantescas esculturas de los Colosos de Memnon, y de allí regresamos al barco a comer.



Por la tarde visitas a los fabulosos templos de Karnak y Luxor.
En Karnak digno de mención la famosa Sala Hipóstila con unas columnas que quitan la respiración por su enorme tamaño y su belleza arquitectónica, El Lago sagrado y el Obelisco de la reina Hatshepsut son otras de las maravillas que encierra este templo.



No demasiado lejos en el lado opuesto de la ciudad se encuentra el templo de Luxor, situado al lado del Nilo y en el pasado unido al templo de Karnak a través de una larga avenida flanqueada por esfinges a uno y a otro lado.



Aquella noche caímos rendidos en la habitación del barco y ni tan siquiera nos enteramos del paso del barco por la esclusa de Esna, paso obligatorio de todos los barcos para salvar el desnivel de aguas que en este lugar tiene el río.



Por la mañana tuvimos un bonito despertar viendo los barcos que se nos cruzaban en dirección hacia Luxor, mientras nosotros contemplábamos las hermosas orillas con sus palmerales al tiempo que nos dirigíamos hacia Edfú.



Una vez en Edfú desembarcamos para visitar el templo de Horus, según nuestro guía el más grande y mejor conservado de Egipto.

Es costumbre que los turistas realicen la visita a este magnifico Templo montados en calesas de caballos, aumentando de esta forma aun más el tipismo de esta interesante visita.



Conde de Queralbs.
Egipto, Mayo del 2009

No hay comentarios:

QUERALBS

QUERALBS
Mi Pueblo